México alberga muchas de las esperanzas de una izquierda latina

Entrevista

Jochen Kemner, gerente general del Centro María Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados considera necesario analizar los factores que llevaron a los gobiernos con esa tendencia al fracaso, dijo que nuestro país atraviesa por un momento

El boom de los gobiernos de izquierda en América Latina, a final de los años noventa y durante la primera década del siglo XXI, se vio con la llegada al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela y Lula Da Silva en Brasil; que se han ido abajo en los últimos cinco años y han sido derrotados en las urnas y criticados por la opinión pública, además de la situación crítica por la que atraviesa actualmente la administración de Nicolás Maduro.

Los gobiernos inclinados a la izquierda, con la que llegó al poder en México, en su tercer intento, Andrés Manuel López Obrador, son analizados por Jochen Kemner, gerente general del Centro María Sibylla Merian de Estudios Latinoamericanos Avanzados (CALAS), quien consideró que es necesario hacer un diagnóstico de sus gestiones para en un futuro no caer en los mismos errores.

¿Considera que está la izquierda contemporánea haciendo bien las cosas?

«Sería importante analizar, cuáles han sido los factores para que estos gobiernos progresistas de izquierda, que tenían la intención de combatir la desigualdad social y la crisis, han fracasado o por lo menos han sido derrotados en las elecciones; entonces hay que profundizar un poco en las causas de estas derrotas que ahora han llevado a gobiernos como el de Jair Bolsonaro al gobierno de extrema derecha; revisar un poco las causas y hacer un diagnóstico y al mismo tiempo mirar al futuro de cómo podrían ser posiciones progresistas más adelante para no caer en problemas de corrupción, de no hacer frente a la violencia y todos esos conflictos».

¿Es la izquierda un modelo político anacrónico?

«Yo creo que no, porque todavía, si miramos a Bolivia con Evo Morales, si miramos a Uruguay, todavía hay gobiernos progresistas en América Latina y probablemente en Argentina, en un par de semanas, el gobierno va a dar un vuelco hacia posiciones de izquierdas, entonces creemos que no siempre hay coyunturas, si uno tiene un panorama más amplio o histórico, siempre se ven esos movimientos, cuando hay gobiernos más de izquierda y luego más de derecha. Hay que analizar y contextualizar los fondos, es decir, en un contexto global, en Europa vemos lo mismo, que si la izquierda está en crisis, la social democracia y muchos países que están muy mal».

¿Cómo va el papel de la izquierda en México?

«Ese es un caso interesante, porque México siempre se ha destacado en que políticos y partidos que son de una izquierda más pronunciada, nunca habían ganado en las elecciones y ahora sí tenemos un gobierno en México que alberga muchas de las esperanzas de una izquierda internacional y latinoamericana, mientras que en el resto del hemisferio no tenemos esas posiciones. «Las experiencias de los gobiernos de izquierda en América Latina, se reflejan cuáles son realmente las posiciones de la Cuarta Transformación y del gobierno de López Obrador, si realmente son de izquierda o si de alguna manera son nacional populistas, o cómo es que podríamos categorizar esa política, eso es también una de las ideas de vincular las experiencias del pasado con el presente aquí en México».

¿México podría llegar a repetir errores de gobiernos de izquierda que fracasaron?

«Creo que sería muy injusto valorar después de siete u ocho meses en el gobierno y tratar de detectar fallos, creo también que a todos los gobiernos hay que darles mínimo un año para ver cómo se reflejan sus ideas en la política y lo que consiga, desde mi perspectiva un poco desde adentro pero también desde afuera. Veo muy buenas intenciones de combatir la desigualdad, combatir la pobreza, de ayudar a estudiantes y reformas en educación, pero obviamente hay problemas que no se solucionan en medio año o un año como es la inseguridad y la violencia y todo eso, obviamente también hacer frente a la corrupción es un punto muy importante que tienen en la mente, pero también vemos que hay críticas desde otras posiciones. Si fuera mexicano, consideraría que estamos en un punto súper importante para el país, porque hay muchas esperanzas de cambios realmente profundos y hay que ver cuáles se pueden cumplir y cuáles realmente ningún gobierno puede cambiar».

Fuente: Milenio

Entrevistador: Jorge Martínez

Fecha: 
Monday, October 7, 2019