Afrontar la desigualdad social

Extremas desigualdades sociales son una característica sistémica central, históricamente persistente, socio-politicamente formativa y origen de múltiples conflictos en América Latina. Durante los últimos años, se han transformado de manera creciente en el enfoque de investigaciones y políticas, especialmente con respecto a políticas públicas de reducción de probreza y entrelazamientos transnacionales. Sin embargo, se entiende cada vez más que las desigualdades frenan el crecimiento económico, el desarrollo social y la adaptación socio-ambiental. Tres temas claves serán centrales en este grupo interdisciplinario de investigación: 

a) Representaciones de desigualdad social y estrategias de afrontarla:

El foco estará dirigido a la exploración de una situación paradójica en América Latina, a saber que a pesar de que las desigualdades extremas son percibidas como problemáticas, esto no conduce a ningún mandato político para su reducción consistente y duradera. Es necesario capturar las percepciones subjetivas y colectivas de las desigualdades sociales tomando en cuenta los ejes de clase, etnicidad y género junto con las asociadas estrategias sociales y culturales de legitmizar, adaptar, afrontar, escandalizar y/o superar estas.

b) Desigualdades sociales y élites. Este enfoque examinará el papel que desempeñan las élites sociales en la persistencia histórica de desigualdades sociales y asimetrías en las relaciones de poder. Tratará de explicar cómo las élites impulsan, pero también frenan o impiden, el cambio social a favor de la redistribución, incluso en tiempos de crisis. A la vez, la investigación se enfocará en patrones e interpretaciones habituales, los cuales impiden que las élites sociales apoyen políticas públicas a favor de una mayor coherencia social y del desarrollo de mercados internos, incluso cuando esto aumentara sus propias ganancias.

c) Desigualdades y crisis ambientales. La comprensión adecuada de la desigualdad tiene que considerar las dimensiones socio-ambientales del problema, junto a sus aspectos materiales y factores identitarios. Degradación y cambio climático en muchas ocasiones agudizan y fortalecen desigualdades ya existentes, como demuestran los recientes proyectos de desarrollo en la región basados en extracción de materias primas (neo-extractivismo). En cooperación con el grupo de investigación “Afrontar las crisis ambientales”, se procura la integración de la categoría ”naturaleza” a la investigación de las ciencias sociales (relacionadas a la desigualdad social).